Apuestas políticas del feminismo en Colombia: La paz es nuestra

Apuestas políticas del feminismo en Colombia: La paz es nuestra Foto: COLPRENSA, tomado de http://www.eluniversal.com.co/colombia/bogota/mujeres-alzan-la-voz-en-pro-de-una-colombia-sin-guerra-235334

Pasando por las cimarronas, las sufragistas, las feministas de las universidades en los años sesentas, las mujeres que participaron en la creación de la constitución del 91 y quienes hoy en día aun constituyen numerosas guerrillas, las mujeres colombianas han escrito y hecho historia. Han construido el país que tenemos, pero siempre esa Historia la han contado los vencedores, los hombres, los blancos, los letrados.

Este 2017 está marcado por una serie de eventos extraordinarios que parecían lejanos o imposibles. Uno de ellos el comienzo de la vía política legal de las FARC-EP con la dejación total del armamento. Como consecuencia, a pesar que suene cliché, tenemos un país en las manos que necesita propuestas, debates y construcciones de cambios a gran escala.

El feminismo como corriente de acción política desde, pero no solo para las mujeres, está jugando un papel transcendental en la construcción de esa Colombia que atraviesa una situación importante: el fin del conflicto armado con la guerrilla más grande del país y más antigua del continente. Desde la creación de la subcomisión de género en los diálogos de paz en La Habana, hasta su continuo seguimiento y verificación de lo implementado.

Esta corriente hoy debe pensar y proponer un país. Uno distinto. Debe debatir y discutir qué pasa con la economía, qué política educativa nos pensamos, en qué instituciones vamos a estar, cuáles son las agendas y candidatas presidenciales, que le exigiremos a las y los gobernantes etc. Cimentar cambios que eliminen los micromachismos, las violencias cotidianas, la vida de las mujeresdesde la política abierta que implica: ejercer, proponer y transformar a profundidad. Lo que no excluye nuestro gran trabajo desde lo popular, las bases e incluso el afecto que muchas veces puede hacernos amar desde esa manera de hacer política.

Quiero ahondar en tres elementos fundamentales para hacer y deliberar las acciones políticas que desde el feminismo están presentes y son urgentes para este momento político:

  1. Epistemologías desde el sur: Como lo llama Boaventura de Sousa Santos, los conocimientos y categorías nativas desde las mujeres organizadas, de izquierda, campesinas, indígenas, afro, lesbianas, trans, etc. que han sido excluidas cultural y socialmente de los ámbitos públicos construyen maneras de ejercer política académica y popular con nuevas herramientas que están diseñadas para el contexto en el que vivimos y no privilegiando “las maneras del norte” o primer mundo para un continente que vive experiencias propias.
  2. Construcciones políticas desde nuestros cuerpos y saberes que atraviesan todas nuestras esferas: la consigna del movimiento feminista “Lo personal es político” es una herramienta pocas veces explorada, pero en realidad puede darnos luces de cómo pensarnos nuevas maneras de politizar y ejercer nuestros derechos llegando a lo cotidiano y lo más íntimo del ser humano.
  3. Lucha por la democratización del conocimiento: Pepe Mujica afirma que si las mujeres no debatimos, estudiamos y aprendemos estamos destinadas a conocer la historia desde la visión del opresor. Este destino puede ser la condena de nuestras hermanas, de nuestro movimiento, de nuestras revindicaciones, pues esperar que sean los patriarcas que nos delegan una comisión de género quienes transformen nuestra realidad, estamos condenadas a que nuestra historia sea el segundo plato. Este conocimiento no es solamente el academicista, es también el popular, el sororo, el de nuestras ancestras. El conocimiento de las mujeres colombianas desde cualquier comunidad que saben y hacen política, pero nos han dicho que así no se gana, que así no se transforma.

Estamos ante la oportunidad de participar activamente en la construcción de una nueva manera de hacer política y lo vamos a hacer. Las feministas negras, lesbianas, comunitarias, bolivarianas, insurgentes, radicales, queer, las feministas colombianas vamos a trabajar por un país en paz, por un país paritario. Nos pensamos un país desde las oprimidas, un cambio estructural, no un escenario de posibles acuerdos de “género”, haremos un país desde la radicalidad y la beligerancia tan propia del feminismo; con ese nombre que han usado para humillarnos: FEMINISMO.

La equidad feminista es un principio fundamental para construir los escenarios básicos de debate y participación, vamos a tomar las riendas de Colombia porque la economía, la política, la educación, el trabajo, el transporte, la ciudad, el campo es también asunto nuestro. Las mujeres vamos a escribir la Historia, así como vivimos la guerra, vamos a escribir la paz.

¡Ayúdanos a compartir!

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Lorena Hernández Hernández

Socióloga y estudiante de especialización políticas públicas para la igualdad en América Latina CLACSO. Militante del movimiento feminista e integrante de la Liga de las Mujeres y Marcha Patriótica Bogotá. Columnista de feminismos, género, ciudad y paz. 

Correo electrónico: lorenahdzbe@gmail.com 

Sitio Web: twitter.com/cualquierahdz